Los Yacarcross copan las primeras posiciones de la Subida Villa de Chelva.

Los Yacarcross copan las primeras posiciones de la Subida Villa de Chelva.

La Escudería Yacar Racing efectuaba unimportante despliegue el pasado fin de semana a la última prueba del Campeonatode Montaña de la Comunidad Valenciana, que se celebraba en la localidad deChelva. El equipo gallego dirigido por Perfecto Calviño acudía con 11Yacarcross de los 18 que formaban la lista de inscritos en esta categoría,además de hacerlo también con el Peugeot 205 Proto que una vez más iba apilotar Álvaro Muñiz.

Los Yacarcross destacaron en las dos mangas oficiales, con Javier Ramilo logrando la tercera plaza absoluta en ambas, por lo que terminaba en el podio tras no haber podido mejorar su crono en la segunda al realizar un trompo que le retrasaba. Esta era la segunda vez que Ramilo participaba en una prueba de montaña, tras haber estado en Chantada en 2015 con un Lancia 037 Proto, por lo que su actuación volvía a resultar extraordinaria en una carrera que no conocía y en la que ganaba la categoría de Car Cross.

De hecho, los Yacarcross copaban el podio de lamisma con el local José Antonio Ruiz ocupando la segunda plaza y la cuarta dela clasificación general absoluta mientras el cántabro Miguel Ángel Herrero,campeón de 2018 de la Copa Malla Talud en Cantabria, completaba el podio. Atodo ello hay que unir la destacada actuación de Arnaldo Solórzano, en suprimera carrera con un Yacarcross sobre asfalto, siendo quinto de Car Cross ynoveno absoluto, situando así a cuatro Yacarcross en las diez primerasposiciones de la clasificación general absoluta, lo que se complementaba con ochode ellos entre los 16 primeros con Abel Jurado (11.º), Juan Manuel García(14.º), Jorge Narváez (15.º) y Abraham Duarte (16.º). Junto a estos pilotos, elequipo acudía a participar además con el suizo Reto Baumgartner, Kike Gonzálezy Willy Menzi.

Por otra parte, el equipo desplazaba también hasta la localidad valenciana el Peugeot 205 Proto que de nuevo volvía a pilotar Álvaro Muñiz, pero un problema con la bomba de combustible le impedía demostrar el verdadero potencial que atesora un coche que, recordemos, lleva instalado un motor de motocicleta de 1.340 cc.

Fotos: Juanjo Aviñó.